Barra Izquierda
Campea manipulación política en protestas, pero PRI y gobiernos tendrá que pagar costos

Campea manipulación política en protestas, pero PRI y gobiernos tendrá que pagar costos

Opinión: Jorge Romero Rendón

Aún cuando las protestas por el alza del precio de la gasolina, del gas y los consabidos aumentos del costo de muchos productos de consumo generalizado han sido dirigidas por grupos organizados, como partidos políticos, transportistas y ahora por la CNTE y sus aliados de siempre, la verdad es que hay un descontento generalizado entre la población que es la que ya está pagando los incrementos.

Mientras que la difusión gubernamental de las causas macroeconómicas de esta crisis a nivel nacional e internacional no ha sido suficiente para volver comprensiva a una sociedad que ya le está creyendo más a los críticos del gobierno federal que a sus justificaciones. De ahí que los partidos políticos de oposición la tienen fácil para liderar el hartazgo ciudadano.

No ha bastado saber que la producción de combustibles es insuficiente y que el panorama económico mundial es negativo para nuestro país, ya que a pesar de los recortes al presupuesto federal y las medidas anunciadas por el presidente Enrique Peña Nieto para disminuir el gasto y los sueldos de funcionarios, estos se antojan insuficientes debido a que la clase política es la que menos sacrificio tendrá que hacer, y se antoja necesario reformar a fondo la política económica para resarcir el daño a la economía de la población.



A pesar de que las protestas y el descontento popular son un riesgo calculado (¡?) que trata de salvar el proyecto político y económico del régimen peñanietista, la verdad es que el tema se ha convertido en el principal obstáculo que se presenta ya para la continuidad del PRI en el poder en los estados que tendrán elecciones este año… y para la sucesión presidencial que parece hacer agua con año y medio de anticipación para un priismo que le está apostando más al desgaste de los grupos que protestan y a negociar con cada uno por separado cuando se calmen las aguas, que a buscar alternativas para paliar el daño real…

Gobierno de Guerrero, obligado otra vez a pagar costos…

En ese contexto es que cabe esperar que la crisis del gasolinazo le represente una pérdida de votos al PRI nacional y a los estados, que por enésima vez tendrán que forzar a sus gobernadores a asumir costos políticos indeseables, como los que dos mandatarios de Guerrero –Ángel Aguirre y Rogelio Ortega- tuvieron que asumir –con su cauda de errores- con la Reforma Educativa y con la inseguridad, incluyendo el caso Ayotzinapa que le subió la temperatura al país, pero que de paso llevó al caos a Guerrero.

Podemos pensar que el gobierno de Héctor Astudillo Flores tendrá una ruta diferente, en la medida en que ha sido capaz de resolver la herencia terrible que le dejaron sus antecesores, recuperando la gobernabilidad en solo unos meses y reponiendo el orden que se había perdido en Guerrero, dotando de credibilidad a las instituciones y a su mismo liderazgo como jefe político de la entidad.

Pero el problema es que Astudillo no puede operar por sí solo una crisis que le llegó de la federación, y que depende de las decisiones que se sigan tomando en el gabinete de Peña Nieto. Sin embargo, aquí se puede percibir una gran diferencia de sensibilidad y operación política, ya que el primer anuncio del gobernador al iniciar este año fue el de aplicar un régimen de austeridad y control del gasto público, que se liga con su programa de combate a la corrupción, de transparencia y de rendición de cuentas. Al tiempo de que se sabe que mantendrá como prioridades la inversión en obra pública, los programas sociales y el apoyo a la diversificación económica del estado, que dio buenos resultados el año pasado, atendiendo a todos los sectores y a los 81 municipios.

Esa apuesta va necesariamente acompañada del combate a la inseguridad con apoyo federal, cuyas acciones permitieron la consolidación de nuestros destinos turísticos durante la reciente temporada decembrina, que es una buena noticia por la gran cantidad de turistas -más de un millón- que recibimos, y por la derrama económica de unos 4 mil millones de pesos que dejaron, paliando en gran medida el primer impacto del gasolinazo a nivel de la población abierta.

De manera que el gobierno de Astudillo tiene por ahora una ventaja importante respecto del descontento social que enfrenta el presidente Peña Nieto, aunque tendrá que buscar el equilibrio durante todo el año debido a la gran dependencia que el presupuesto estatal y los municipales tienen respecto de las participaciones federales, ya que no se descartan nuevos recortes en el futuro por los problemas económicos del país frente al exterior, y por la inminente llegada de un presidente hostil al gobierno de Estados Unidos, principal país receptor de los productos e inmigrantes mexicanos que tanto peso tienen para nuestras finanzas.

Astudillo tendrá que seguir insistiendo en la inversión productiva y en el gasto social para mantener el margen de maniobra de que dispone para mantener el control social y político de la entidad, y para hacer viable su proyecto electoral de la mitad de su sexenio –en el 2018- en favor de un PRI en vías de reconstrucción y del nombramiento de sus nuevos dirigentes estatales.

El gobernador deberá mantener su apoyo a las políticas del presidente Peña, a cambio de que continúe el gran apoyo presupuestal y de seguridad que ha obtenido, y continuar fortaleciendo la unidad de los grupos políticos aliados y afines de dentro y fuera del priismo para evitar focos desestabilizadores que puedan alterar la gobernabilidad lograda hasta ahora a un alto costo.

Hoy más que nunca resulta trascendente recordar que hay que desear que le vaya bien al gobierno de Astudillo en sus metas. Si a él le va bien, podrá irle mejor a un estado pobre que estaba listo para despegar antes de las malas noticias del gasolinazo…

Correo electrónico: rendon59@gmail.com
Noticias Acapulco Newsm Acapulco Guerrero

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Barra Derecha
UA-26625602-2