Barra Izquierda
López Rosas, como Paquita la del Barrio: tres veces engañó a la justicia, pero…

López Rosas, como Paquita la del Barrio: tres veces engañó a la justicia, pero…

Opinión: Jorge Romero Rendón

     Sin diplomacias de por medio, el fiscal general del estado, Javier Olea Peláez acusó al exprocurador de Justicia, Alberto López Rosas, de ser el responsable de la impunidad que se mantiene en el caso del asesinato de dos normalistas de Ayotzinapa el 12 de diciembre del 2011, debido a que encubrió deliberadamente a dos de los presuntos responsables, manipulando la investigación y presentando un alegato erróneo, con lo que sólo pagó con su renuncia al cargo, pero quedó impune de la responsabilidad de esa y otras irregularidades.

     Las declaraciones del fiscal ponen en la mira de la justicia nuevamente a un López Rosas, quien durante la crisis generada por ese doble homicidio cometido durante el desalojo de los normalistas que bloqueaban la autopista México-Acapulco, a la altura del Parador del Marqués, trató de fabricar culpables al detener arbitrariamente a otros normalistas, de los que al menos a uno obligó a disparar posteriormente un arma, para aparentar que las muertes se habían generado por un enfrentamiento en el que los de Ayotzinapa habrían iniciado una balacera que fue supuestamente repelida por agentes ministeriales armados.

     Ambos hechos fueron ampliamente documentados por la prensa nacional y estatal, pero López Rosas fue protegido por el gobierno de Ángel Aguirre Rivero, quien lo hizo renunciar para bajar la presión de ese caso, que fue la primera gran crisis sucedida a sólo unos meses de iniciada su gubernatura. Pero tanto el encubrimiento de los agentes fotografiados con armas largas disparando, como la fabricación de falsos culpables eran motivo suficiente para enjuiciarlo y llevarlo a la cárcel.

     Sin embargo, el castigo fue menor, pagado sólo con su renuncia –aunque siguió cobrando durante ese gobierno como “asesor”-, e incluso se libró de la inhabilitación para ocupar cargos públicos, una medida que ya había sido firmada por diputados del Congreso local, dadas las evidencias de su responsabilidad en al menos el cargo de manipulación de la justicia y porejercicio indebido del servicio público, pues la fabricación de culpables que intentó fue ampliamente documentada en la investigación externa que se hizo con intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Zeferino lo iba a detener por peculado millonario…

     Antes de eso, en los años 2005 y 2006, López Rosas se libró de la investigación que le hizo el entonces gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, dadas las escandalosas evidencias de corrupción, enriquecimiento ilícito y peculado, cometidos durante su período como alcalde de Acapulco (2002-2005), sobre los que aportaron amplias pruebas tanto la prensa de Acapulco, como la Contraloría estatal y el entrante gobierno municipal de Félix Salgado Macedonio.



     Sobre esas evidencias se integró una averiguación con la que Zeferino pretendió meterlo a la cárcel, pero fue la intervención del entonces candidato del PRD a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien le pidió a Torreblanca silenciar el tema para no afectar su campaña con el argumento de que “la ropa sucia se lava en casa”, y el mesiánico candidato nombró a López Rosas coordinador de su campaña en un distrito del Estado de México, para alejarlo del fuego en su contra.

     Esa es la historia, en síntesis de cómo López Rosas engañó a la justicia en tres ocasiones… y se libró de la cárcel por razones “políticas”.

     Claro que si el fiscal Javier Olea reabre el caso y logra fincarle responsabilidad al exalcalde “inteligente”, a pesar de que éste desapareció todo el expediente en su contra cuando fue procurador, la justicia podría aplicarse al fin en el infame caso de un delincuente disfrazado de redentor perredista

Casi 200 MDP prestará SEFINA a 31 ayuntamientos para pagar aguinaldos…

     El secretario de Finanzas y Administración, Héctor Apreza Patrón reveló que el gobierno de Héctor  Astudillo Flores le prestará diversas cantidades por un total de casi 200 millones de pesos a 31 ayuntamientos –incluyendo al de Acapulco- que lo solicitaron para poder hacer frente al pago de aguinaldos de sus trabajadores.

     El anuncio de Apreza indica que esas solicitudes de apoyo casi triplican a las del año pasado, cuando 12 alcaldes hicieron una solicitud semejante, aunque hay que aclarar que no se trata de un regalo, sino de un crédito sin los réditos que cobran los bancos, y que el dinero que se anticipa a los ayuntamientos se irá descontando el año próximo de las participaciones de cada uno, que se les entregan en ministraciones mensuales.

     A esas ayudas se suma el apoyo anunciado por el gobernador Astudillo a la Universidad Autónoma de Guerrero, anunciado en el reciente acto en que el rector Javier Saldaña Almazán presentó su cuarto Informe de Labores, en el que detalló las dificultades financieras que agobian a la máxima casa de estudios.

     Lo que demuestra por un lado la política de solidaridad y apoyo del gobierno astudillista hacia los ayuntamientos de todos los partidos políticos, y ante la UAGro; aunque por el otro evidencian la falta de previsión de algunos alcaldes que no ahorran durante el año fiscal los recursos necesarios para el pago de aguinaldos y de los gastos de cada temporada decembrina, un tema que deberá analizarse ampliamente el año próximo

     Correo electrónico: rendon59@gmail.com

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Barra Derecha
UA-26625602-2