Barra Izquierda
Zancadillas internas en el gabinete

Zancadillas internas en el gabinete

Opinión: Noé Mondragón Norato

De los muy pocos operadores políticos valiosos dentro del gabinete estatal presidido por el priísta Héctor Astudillo Flores, uno resalta: el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame. Porque con su experiencia en cargos públicos federales y locales, una amplia cultura libresca, aunado a un trabajo político de bajo perfil y casi desapercibido, Florencio es el responsable de tejer con auténtica filigrana, las relaciones políticas con organizaciones sociales disidentes como la Ceteg, que retiró sus prolongados plantones en la plaza Cívica y en la avenida Ruffo Figueroa; partidos políticos opositores como el PRD; y hasta grupos de Autodefensa Ciudadanos, como el FUSDEG y la UPOEG, dos organizaciones que recientemente firmaron un armisticio –o suspensión de hostilidades-, hasta el próximo 15 de enero. Y ahí apareció la mano de Florencio. De ahí se abre lo demás.

PATADAS BAJO LA MESA.- Si se mira bien, el gobierno de Héctor Astudillo, proyecta serias dificultades para revertir la estadística violenta e insegura. No puede con ella. Contrario a ello, tiene un clima político marcado por los entendimientos con las distintas fuerzas políticas y las organizaciones sociales disidentes. Es ahí donde resalta la operación política de unos. Y las zancadillas y el celo político de otros.

Se lee así:

1.- Las palabras claves dentro de las relaciones de poder y en situaciones de conflicto son tres: diálogo, conciliación y negociación. En el corto trayecto de la actual administración estatal tricolor, Florencio las ha sabido manejar con cierta destreza. Y ha desactivado focos de conflicto político importantes. Por eso, en su primer informe de Gobierno, Astudillo reconoció el trabajo del actual encargado de la política interna. Y desde luego, no lo hizo extensivo a todos los funcionarios de su gabinete. Eso desde luego, despertó el celo político interno.

2.- Trasciende que, al interior del actual gabinete estatal, el coordinador de asesores del gobernador y eterno aspirante a la alcaldía de Acapulco, César Flores Maldonado y su hermano Efraín, están cerrado filas para ’intentar’ desplazar a Florencio. Pero es una maniobra con poco olfato y mal cálculo político. Porque éste último, es de los pocos personajes que forman parte del primer círculo político gubernamental. Y los hermanos Flores Maldonado, se han movido con muy poca astucia, inconsistencia y hasta de forma imprudente en el terreno político. César es identificado como figueroísta –de hecho, es compadre del ex gobernador defenestrado- y después de ser coordinador del Congreso local de 1993 a 1996 –le tocó operar la licencia forzada de su ex jefe político por el caso Aguas Blancas-, solo alcanzó la diputación federal por el PRD (2006-2009), impulsado por el extinto Armando Chavarría. Y al asesinato de éste en agosto de 2009, se regresó al PRI. Antes, se desempeñó como diputado federal suplente. De Efraín –quien está fuera del gabinete astudillista- es memorable la carta que envió al ex gobernador René Juárez Cisneros, fechada el 29 de marzo de 2004 y que decía textual: ’Estimado René …es posible que con estos movimientos políticos sea modificado tu gabinete; te reitero mi deseo de ayudarte como titular de la Secretaría de Educación y si mi amigo Juan Salgado Tenorio es invitado a cubrir otras tareas, me gustaría sustituirlo en la Secretaría de Desarrollo Económico’. Pero no se quedó ahí. Insistió en ser designado en otra dependencia por si en las dos primeras no existían vacantes: ’Estoy convencido de que por mi formación como abogado con maestría en derecho constitucional, también podría ocupar la Procuraduría General de Justicia del estado’. Ninguna de ellas se le dio. Porque no eran las formas. Ni los modos. Uno dentro y otro fuera del gabinete, los hermanos Flores Maldonado, intentan. Tiran patadas bajo la mesa. Pero se advierte difícil que puedan.




HOJEADAS DE PÁGINAS…Para colmo, el concurso para elegir a la señorita Flor de Noche Buena, se la salió de control al edil priísta de la capital, Marco Antonio Leyva Mena, y a su presidente del patronato de la Feria de Navidad y Año Nuevo, Humberto Pedraza Gil. Porque las perdedoras de ese concurso alegaron fraude ante el improvisado, externo e impuesto, jurado calificador. Y como no fijaron reglas claras, todo se volvió una cena de negros. Otro punto negativo al expediente del edil.

Texto original de: https://todotexcoco.com/zancadillas-internas-en-el-gabinete-NjY3Njk.htm

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Similar posts

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Barra Derecha
UA-26625602-2