Barra Izquierda
De Frente. Evodio Velázquez, la alienación del PRD

De Frente. Evodio Velázquez, la alienación del PRD

Opinión: Miguel Ángel Mata Mata.

En 1988 la gente de México salió a la calle. Construyeron un partido político que se dijo portador de la histórica izquierda mexicana.  La lucha por que la opinión de las minorías cuente, a pesar de su condición y aun con la existencia de las mayorías, fue uno de sus íconos. La reivindicación del voto y que este no fuese torcido estuvo a punto de darnos un presidente de las izquierdas.

Si en aquel tiempo alguien me hubiese asegurado que el Partido de la Revolución Democrática tendría entre su padrón de simpatizantes, militantes o candidatos los apellidos Figueroa y Aguirre Rivero le habría mandado a conseguir cuchas que ponen a la Costa Grande por lo disparatado del argumento. Pero resulta que el partido de masas de la izquierda cambió. Se alienó.

PARTIDOS QUE CACHAN TODO

En 1966, Otto Kirchheimer hizo referencias a una nueva tipología de partidos políticos que aparecieron tras la Segunda Guerra Mundial, a causa de la exigencia por parte de los partidos de masas de atraer al máximo número de electores y de trascender los intereses de grupo, con el fin de conseguir una mayor confianza general.

A esa nueva forma se le dio el nombre de Partidos Atrápalo Todo, Partido Atrapa todo, Partido Multi Comprensivo o Partido Escoba (catch-all party, en inglés). Se trata de un tipo de partido político que busca atraer votantes de diversos puntos de vista e ideologías, en contraposición con otros partidos que defienden una ideología determinada y que buscan votantes que se adhieran a esa ideología.

Algunas características que distinguen al partido atrápalo todo del que busca un tipo concreto de votante son: Una drástica reducción del bagaje ideológico; un menor énfasis en una determinada clase social para reclutar electores entre toda la población; asegurar el acceso a diversos grupos de interés.

Del mismo modo, la principal característica de estos partidos, según Kirchheimer, es la de concentrar sus energías en la competición electoral a través de la elección de temas con los que buscan un amplio consenso con la población general, como puede ser la seguridad ciudadana, un tema utilizado desde diversas perspectivas por las principales fuerzas políticas que aspiran al gobierno.

EVODIO VELÁZQUEZ

El presidente municipal de Acapulco ganó su elección por apenas mil 200 votos. Por el escaso margen muchos le regatean al triunfo. Por ejemplo, los seguidores de Rubén Figueroa Smutny sostienen que ellos le dieron casi cuatro mil votos. Los del impresentable Alberto López Rosas sostienen lo mismo, igual que Félix Salgado Macedonio y Ángel Aguirre Rivero.

Don Evodio ganó con un apretado margen como candidato de un partido que se alejó de la izquierda y se convirtió en uno que atrapó todo lo que pudo ayudarle y convirtió a su gobierno en la versión institucional de los “Catch All Party”.

Por ejemplo, integró a su gabinete al cacique de las juntas de conciliación y arbitraje, Alberto López Rosas, quien controla hasta al bolero de esas instancias laborales y, mediante chicanas elaboradas en su despacho, congela juicios por hasta diecisiete años, para beneficiar a sus millonarios protectores y afectar, infame, a miles de familias trabajadoras.

La inclusión de Víctor Aguirre Alcaide, como pago al grupo de Ángel Aguirre Rivero o la de Alejandro González Molina al grupo Figueroa es tan solo el botón de muestra de que el PRD ha perdido su brújula ideológica. Es un gobierno municipal Atrápalo Todo.

¿Alguna vez imaginaron los de la izquierda histórica leerse en el mismo padrón que estos personajes?




LOS OTROS PARTIDOS

El año 2018 habrá elecciones en México. Elegiremos a un Presidente, Senadores de la República, Diputados Federales, Diputados Locales y Presidentes municipales. Según sondeos, y para el cargo de Presidente de México, van arriba Margarita Zavala, Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Osorio Chong. En ese orden.

Para el caso de Guerrero la elección de presidente jala electores para su respectivo partido. En éste caso es mayormente probable que repunten los panistas y sean impulsados los seguidores y aliados de Andrés Manuel López Obrador. Predecible es sostener que los priístas, en Guerrero, sostendrán su voto duro. ¿Y el PRD?

Aquí es donde el PRD ha torcido el rabo. La gran simpatía y el mayor número de electores del Movimiento de Regeneración Nacional le quitarán miles de votos al perredismo. Y es aquí donde aparece el partido bisagra de Luis Walton Aburto, el del Movimiento Ciudadano.

LA BISAGRA

Así como el PRD es un Partido Atrápalo Todo, el del Movimiento Ciudadano se ha convertido en la bisagra de una puerta que puede ser abierta al poder público o cerrar ese acceso. Walton y el actual gobernador Héctor Astudillo pactaron en la pasada elección y sacaron al PRD de Casa Guerrero. Esa alianza no ha sido rota y al parecer se ha fortalecido.

El partido bisagra de Walton ha tenido extraordinaria solicitud. El ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero ha comenzado a mover sus piezas y anunció que en el 2018 irá en alianza con el Movimiento Ciudadano, al tiempo que ha enviado a su leal alfil, Sofío Ramírez, a hacer política al Partido Revolucionario Institucional.

¿Se les da a Layo y a Sofío la facilidad de cambiar de partido? La historia puede responder por ello.

Walton se ha convertido en el factor de alianza para llevar al poder. Así lo demostró en la pasada elección de gobernador. Hoy puede repetir su hazaña, pero en presidencias municipales, diputaciones locales y federales. La pregunta será ¿Con quién?

LOS PRIÍSTAS

Le genialidad aliancista de Héctor Astudillo en su propia elección le permitió cohesionar a casi todos los grupos de poder priísta en la entidad. Para la elección del 2018, sin embargo, el gobernador no compite y le toca convertirse en el factor de gobernabilidad que es garante de que no se rompan los equilibrios entre el poder para seguir su propia ruta.

Pero en el PRI todos los grupos son iguales. Aunque algunos suelen ser mas iguales que otros. Es el caso del que encabeza René Juárez Cisneros, actual subsecretario de gobernación. Algunos de sus leales seguidores han roto una elemental regla de convivencia. Olvidar que el gobernador no tiene jefes es, mas que grave, peligroso ante el escenario electoral que vendrá en el 2018.

ESCENARIOS PROBABLES PARA EL 2018

En el 2018 el PRD llegará sin brújula, con un alcalde ingenuo que pretende ser reelecto y escalar luego por la gubernatura; habrá poderosos grupos que definirán quien gana la elección solo mediante las alianzas entre partidos.

En un escenario probable el PRI podría ratificar su mayoría en el Congreso Local y las principales presidencias municipales tan solo si se mantiene el equilibrio entre grupos que ha logrado el gobernador y si recupera al extraviado grupo Figueroa.

En otro escenario los perredistas podrían recobrar la mayoría en el Congreso Local y en las presidencias municipales en caso de recuperar su condición de masas que le ha dejado dos gobernadores y diez años de poder. La candidatura de Aguirre Rivero en Acapulco sacaría de la jugada a Evodio, pero daría miles de votos al PRD.

Hay un escenario que traería miles de votos el Partido Acción Nacional: la inclusión de ex gobernador Zeferino Torreblanca en alguna fórmula municipal sumada a los votos que jalaría Margarita Zavala sacaría, al fin, al panismo de ser un partido pequeño.

En el ultimo escenario el Movimiento Ciudadano y el PRI fortalecen su alianza de facto: se quedan con la mayoría en el Congreso y la mayoría de las presidencias municipales.

FIN

Es tiempo de los que cachan todo ha terminado. El tiempo de las alianzas ha llegado.

Texto original de: http://sintesisdeguerrero.com.mx/2016/11/07/de-frente-evodio-velazquez-la-alienacion-del-prd-luis-walton-y-las-alianzas-al-2018/

Noticias Acapulco News, Acapulco Guerrero

Similar posts

¿Tienes algo qué agregar?

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Barra Derecha
UA-26625602-2